Hoy, gracias a las herramientas digitales, muchos profesionales se interesan cada vez más por aplicar los conceptos de marketing estratégico al desarrollo de marcas personales. No obstante, muchos creen que basta con abrir una cuenta personal en LinkedIn para creer que se están utilizando las herramientas digitales a favor de la marca personal, pero la verdad es que la administración correcta de una marca personal va más allá de tener espacios estáticos con datos sin actualizar en redes sociales.

Sin importar la edad, independientemente de la posición o de la empresa en la que trabajamos, todos necesitamos comprender la importancia de la marca personal. Somos los CEOs de nuestra propia empresa: Yo Inc. Para destacar en el mundo laboral, debemos esforzarnos por vendernos como si fuéramos un producto en una estantería.

Las redes sociales facilitan la construcción de la marca personal, porque ponen a disposición de las personas un conjunto de plataformas, como Facebook, YouTube, Twitter, LinkedIn o los blogs, para divulgar contenido de interés sobre nosotros mismos, con miras a posicionarnos como profesionales de interés para las empresas o las firmas de headhunting.

POSICIONARNOS EN LAS REDES

Para Shama Hyder, experta en marketing de la era digital, existen cinco elementos para empezar a construir una marca personal en redes sociales:

  1. Auditar la presencia en línea. No se puede esperar resultados sobre la percepción del resto sin primero verificar en qué estado está la marca personal. Para Hyder, debemos empezar por escribir nuestro nombre en Google para ver qué es lo que aparece.
  2. Desarrollar un sitio web personal. Tener un sitio web personal para uno mismo es una de las mejores maneras de clasificar el nombre de uno en los motores de búsqueda. Puede ser un sitio sencillo, con información sobre la hoja de vida y la experiencia profesional.
  3. Definir un propósito al compartir. Cada tweet que uno envía, cada actualización de estado en Facebook, cada imagen que se comparte, alimenta la marca personal. Cuando entienda eso empezará a ser más estratégico al compartir información sobre uno mismo.
  4. Asociarse a otras marcas fuertes. Su marca personal puede fortalecerse o debilitarse por su conexión con otras marcas. Compartir información sobre la empresa en la que uno trabaja, la universidad a la que asistió o los colegas, puede elevar la visibilidad de la marca.
  1. Reinventarse constantemente. Una marca personal se consolida a partir de una narrativa. En otras palabras, contar nuestra historia. Los CEO’s con las marcas personales más fuertes, como Mark Cuban, Martha Stewart o Richard Branson poseen una historia coherente y consistente de interés sobre ellos.

Y, recuerda, que en App(i) te ayudamos a reinventarte en la era digital.