Se trata de las Tipografías Variables OpenType, el nuevo tipo de fuentes variables desarrolladas conjuntamente por Apple, Google, Microsoft y Adobe y que ha presentado Typekit en uno de los eventos tipográficos más importantes del mundo: ATypI 2016.

Gracias a la tecnología responsive el diseño cada vez es mucho más flexible. Pero lo que todavía no tenía era unas tipografías que se adaptaran automáticamente a cada una de las dimensiones, cambiando sus características según las necesidades compositivas y en el mismo momento que se está redimensionando el diseño responsive que las aloja.

Estas tipografías variables tienen la atractiva peculiaridad de que son capaces de comportarse como múltiples fuentes pero en un solo archivo OpenType. Imagina las infinitas posibilidades que se le ofrecen al diseñador si emplea una tipografía tan flexible que tiene la habilidad de cambiar de pesos, de tamaños y de otros atributos sin tener que aumentar el tamaño del archivo.

Los diseños web pueden ser todavía más efectivos en su componente responsive. Por ejemplo, una composición que reduzca el tamaño de sus elementos en formatos más pequeños y estrechos, puede tener una tipografía que vaya acompasando sus características, en este caso aumentando su tamaño o condensándose,  para conseguir una mejor legibilidad del texto.