Tag

#naming #brand #appi

¿Sabes de qué trata el Naming?

By Blog, Uncategorized

Es posible que te suene más el término Branding, pues se atribuye este nombre al proceso en el que se construye la marca de una empresa. Es decir, se desarrolla la identidad institucional para “lanzar” nuestra empresa al mercado y lograr que ésta se posicione en el mismo, llegando a ser referente de todo el público objetivo.

Para ello, es imprescindible tener un buen plan de marketing y comunicación.

Todo esto está muy bien pero no es suficiente. Es necesario trabajar en la elección de nuestro nombre de marca. A todas las técnicas empleadas para tal fin se las denomina Naming. ¿Lo sabías?

Consejos para elegir el nombre de tu marca

Cómo agencia de marketing con cierta experiencia en el Branding, hemos elaborado esta pequeña lista con algunos consejos que a la hora de elegir tú nombre de marca podrían serte de gran utilidad. Tu nombre debería cumplir alguno de estos aspectos, sino todos.

  • Debe de ser un nombre nuevo, único y diferente a todo lo existente. La lucha por la diferenciación debe de empezar desde el primer momento. Tu nombre tiene que evocar a la diferenciación y novedad. El nombre deberá de ser sugerente. Con él, cualquier persona que lo escuche deberá de pensar en lo que queremos que nuestro nombre sugiera.
  • Sería interesante, que tuviese flexibilidad. Es decir, que se pueda extender a otros sectores o categorías, pues aunque empecemos nuestro negocio enfocados a un sector, nunca sabremos qué nos deparará el futuro. Si nuestro nombre es demasiado explícito y poco flexible no podremos aprovecharlo para otras categorías.
  • Fácil de pronunciar, leer y escribir. Independientemente del país en el que vayamos a operar, nuestro nombre debería de tener facilidad para ser pronunciado y escrito. Si no es así, dificultaremos que las personas que lo escuchen lo retengan y relacionen con nuestra actividad.
  • Es aconsejable que el nombre sea corto. De esta manera, las personas lo recordarán con mayor facilidad y además, el dominio también será breve. Esto favorece al posicionamiento, especialmente en redes sociales como Twitter donde los caracteres disponibles para escribir son limitados.
  • Evitar connotaciones y/o asociaciones negativas. El nombre no deberá de sugerir nada negativo.
  • Muchas empresas tienen un cierto bagaje con historias aprovechables para la creación del nombre. Si la tuya es una de ellas, no lo dudes y aprovecha esa oportunidad. No encontrará nada más adecuado para tu negocio que la propia historia del mismo.

El fin último del trabajo de naming es que cualquier persona ajena a nuestro negocio identifique rápidamente nuestro producto/servicio con tan solo escuchar nuestro nombre de marca.

Asimismo, si hemos realizado bien esta tarea, podríamos ser capaces de que nuestro público aprecie nuestras características más diferenciadoras de cara a nuestra competencia.

Al final, no hay que olvidar que compramos marcas porque nos hacen sentir especiales, no productos sin valor ni personalidad.