Generalmente las “empresas tradicionales” compran o alquilan una oficina, contratan el personal necesario para realizar el trabajo que desempeñan y el mantenimiento de dicha oficina, tienen un departamento de administración y contabilidad, un departamento de comunicaciones, publicidad y mercadeo, un departamento de recursos humanos, un departamento de informática y helpdesk, un departamento de ventas, un departamento operativo, etc. por lo general, van contratando personal a medida que la empresa va creciendo o a medida que van necesitando expertos en materias específicas, a su vez, al contratar más personal deben adquirir o rentar nuevas oficinas, bien sea, más grandes u oficinas adicionales, comprar nuevo mobiliario, nuevas computadoras, nuevo hardware, etc. con el paso de los años estas empresas se vuelven muy grandes, con muchos gastos operativos y muchísimo personal. Este tipo de empresas son muy vulnerables a cambios económicos en el país donde se encuentre su mercado, cambios políticos, etc. es normal leer en las noticias que grandes empresas van a liquidar varios cientos o varios miles de empleados porque necesitan recortar gastos o están en una situación económica vulnerable.

Las llamadas “empresas inteligentes” funcionan de manera distinta, contratan otras empresas que prestan servicios administrativos y contables, contratan empresas encargadas de comunicaciones, publicidad y mercadeo, buscan personal a través de linkedin y páginas de empleos, algunas tienen oficinas pequeñas con muy poco personal, otras no tienen oficinas, por lo general la mano de obra contratada es por proyecto, si un proyecto necesita de 10 profesionales en diversas áreas para desarrollarlo, se contrata el personal solo para trabajar en dicho proyecto, esto les permite tener una gran cantidad de proyectos en desarrollo sin necesidad de aumentar la nómina y además se ahorran gran cantidad de dinero en gastos de renta de oficinas más grandes, mantenimiento de oficinas, papelería, gasto telefónico, internet, software, equipos de computación, mobiliario, etc. por otra parte, hay mucha versatilidad con el trabajo del personal freelance, si alguien del personal contratado para un proyecto no hace bien su trabajo, automáticamente lo sacas del proyecto y contratas a otra persona sin pasar por grandes trámites administrativos y de nómina, si alguien te dio problemas durante el desarrollo de un proyecto, no lo vuelves a contratar para un futuro trabajo.

Estas empresas crecen en clientes y pueden manejar una amplia cartera de servicios, al pasar los años no necesariamente crecen sus gastos operativos y son poco vulnerables con problemas económicos, sociales y políticos del país donde esté su mercado.

Cabe destacar que no todas las empresas, por su naturaleza, pueden ser una empresa inteligente, (por ejemplo un restaurant), sin embargo, con la llegada de las nuevas tecnologías hay una gran cantidad de empresas modernas que prestan servicios informáticos, otras servicios de publicidad y mercadeo, servicios administrativos y contables, servicios de comunicación, fotografía, etc. que están naciendo bajo este tipo de metodología y son una gran opción a contratar, por lo general tienen precios competitivos y se mantienen de forma estable en el tiempo sin importar las dificultades económicas, sociales y políticas que se presenten.

Alejandro Betancourt
Director
appi.cl