La llegada de smartphones y tablets ha obligado a los diseñadores informáticos a plantear nuevas interfaces más sencillas de utilizar, ágiles y multiplataforma.

La irrupción de las pantallas táctiles ha obligado a adaptar la filosofía de diseño a un modelo mucho más simple, basado en pocos comandos fáciles de pulsar con los dedos y que ofrezcan una respuesta inmediata y ágil a los usuarios en movilidad. Por ejemplo, los antiguos menús desplegables han dejado paso a las cajas de contenido (o baldosas, en el lenguaje impuesto por Microsoft), mientras que las tablas que antaño daban soporte a las aplicaciones de negocio también han quedado ocultas tras un manto de contenido gráfico que permita un análisis más inmediato y visual de la información. Y si hace unos años era necesario contar con manuales de uso de determinados programas para explotar sus máximas capacidades, ahora se busca que todo esté al alcance del usuario mediante menús predictivos y asistentes que guíen la experiencia del que ejecuta el programa para que no tenga que memorizar ningún paso: todo debe surgir de forma natural.

A la hora de concebir el diseño informático del futuro no sólo entran en juegos los factores relacionados directamente con la apariencia estética de las aplicaciones, sino también con el proceso por el que se desarrollan y ponen en funcionamiento. Así pues, la irrupción de smartphones y tablets en el mercado, ha obligado a los diseñadores a plantear un nuevo escenario, donde la programación del software debe ser completamente multidispositivo.Eso significa que, a la hora de diseñar cualquier nuevo programa, los profesionales están apostando cada vez más por formatos unificados que permitan ejecutar el software en dispositivos móviles (sea cual sea su sistema operativo), ordenadores e incluso televisores inteligentes sin apenas saltos de diseño, sin necesidad de reprogramar o ajustar los parámetros de cada aplicación y con una apariencia estética conforme y amigable en cualquier entorno.

En App(i) hacemos que tu web sea amigable para las tendencias más modernas. 

¡Consúltenos!