Algunas de las técnicas avanzadas para mejorar los resultados que usan las grandes empresas, no necesitan grandes recursos y pueden estar al alcance de cualquiera mejorando de igual forma nuestros beneficios.

Estas técnicas abren un gran abanico de posibilidades a la hora de plantear las estrategias que querremos llevar a cabo para acabar consiguiendo esa preciada conversión que buscamos: ya sea una venta de un curso o producto en nuestra tienda online, entre otros.

Sí, esta técnica de la que estamos hablando,  se trata del Retargeting.

Retargeting, cuyo significado traducido sería “volver a mirar”, es una estrategia que identifica un visitante que entró al sitio de una marca, y que permite que la misma pueda aparecer posteriormente ante él mediante anuncios personalizados –y mucho más direccionados-, comunicando el producto que había visualizado. De esta forma, no se le recuerda que la marca existe, sino que también muestra que le puede ofrecer exactamente lo que está buscando.

Muchos lectores pensarán: “¿pero eso no es lo que hace el remarketing? En una forma simplificada, remarketing no es nada más que una estrategia de retargeting. Existen muchas definiciones para remarketing que van a reducir esta estrategia a una herramienta de Google Adwords. La realidad es que el Google Adwords sí posee una herramienta de remarketing, que genera listas de internautas que visitaron un sitio y que exhibe anuncios con más frecuencia a estos usuarios que aparecen en redes sociales, blogs, sitios de contenido y en todos las webs asociadas a Google. Esto se realiza a través de pequeñas cantidades de información enviadas automáticamente por el sitio, denominadas cookies, que permanecen almacenadas en la computadora del usuario.

Estas cookies permiten que el comportamiento del usuario en un sitio sea “grabado” y que los anuncios exhibidos en sitios asociados tengan que ver con ese comportamiento, sin embargo, esa es la punta del iceberg. Existen diversas formas de remarketing que pueden ser exploradas por el e-commerce. Una es el e-mail de remarketing. La idea no es muy diferente del remarketing a través de anuncios. Básicamente, se trata de recordar la existencia de una marca y los productos en los cuales el usuario ya mostró interés, solo que por e-mail. Pero esa comunicación tiene la misma ventaja de ser mucho más personal que un banner, y aunque no lo parezca, incluso en la actual era de Social Media, el e-mail aún viene mostrándose altamente eficiente en la adquisión de clientes.

Es decir, el retargeting y el remarketing son exactamente lo mismo, la única diferencia es que Google lo llama remarketing y el resto de los mortales lo llamamos retargeting.

¡Descubre las ventajas del remarketing como una segunda oportunidad!