Mantenerse protegido en las redes sociales es una prioridad. ¿Qué tal si revisas qué te hace falta de esta lista?

 

Usar contraseñas fuertes

Esta práctica no solo aplica para las redes sociales, sino también Internet en general. Recordá que las contraseñas deben ser fuertes, robustas y únicas, de modo que no se repitan en distintos servicios.

Revisar la configuración de las cuentas

La prioridad principal al crear un nuevo perfil es revisar las opciones de seguridad y privacidad que ofrezca el servicio y configurarlas correctamente. Asegurarse de que las publicaciones solo sean visibles para los amigos cercanos o para el grupo al que se apunta, y no para cualquiera. Si se añaden detalles al perfil, como datos personales, es una buena opción esconderlos de extraños y posibles estafadores para que no los puedan extraer; podrían tratar de usarlos para adivinar las contraseñas o robar la identidad del usuario.

Pensar dos veces antes de publicar

Hay que meditar siempre antes de publicar un texto, foto, opinión, mensaje personal o video. Una vez online, será difícil retirarlo por completo.

Ser escéptico

Una regla general: “Si algo suena demasiado bueno para ser cierto, probablemente lo sea”. Así que si alguien ofrece un nuevo auto, computadora o smartphone a cambio de información sensible como fecha o lugar de nacimiento, documento o teléfono, es probable que sea una trampa.

Evitar a los extraños

Para mantenerse protegido, hay que limitar la cantidad de personas que pueden contactarse y, si es posible, interactuar solo con quienes realmente se conoce.