En una campaña de marketing para una empresa o marca, el target es sumamente importante porque indicará el tipo de personas al que va dirigido un producto y/o servicio.

En pocas palabras, el target es el conjunto o público que será el futuro consumidor del artículo que se quiere promocionar. Dentro del campo empresarial y del marketing para empresas, su correcta definición es esencial para su éxito.

La edad, un aspecto clave:

Si bien no hay una escala o regla exacta que indique la edad, se puede generalizar y organizar por determinados rangos como:

• Niños (de 0-14 años)
• Adolescentes (15-19 años)
• Jóvenes (20-29 años)
• Adultos (30-40 años)
• Adultos B (41-59 años)
• Ancianos (60 o más)

La idiosincrasia, fundamental para conocer tu público:

Aunque parezca un aspecto sin importancia, saber de dónde es cada potencial cliente ayuda a vender u ofrecer el servicio. No es lo mismo realizar una campaña para el público español que hacer una para el target japonés. Sin duda, cada país tiene una cultura y costumbres distintas, por lo que reaccionará de manera diferente ante un mismo estímulo.

La profesión de los potenciales clientes:

En el marketing para empresas resulta muy útil segmentar según la posición social. El estatus económico nos ayudará a fijar las características de nuevo target.