Desde hace 7 años, el número de usuarios conectados se ha duplicado, teniendo acceso a una infinidad de información sobre productos y servicios que antes no se tenía, lo que vuelve al consumidor mucho más informado y a la vez exigente con sus marcas de preferencia.

Sin lugar a dudas, la incorporación de la tecnología a la vida del ser humano hace que el acceso al mundo digital sea cada vez más fácil y prácticamente se haga sin pensarlo. El número de dispositivos a través de los cuales una persona puede conectarse a internet es tal que incluso se han vuelto una extensión de nuestro cuerpo. Laptops, tabletas, celulares, relojes inteligentes, refrigeradores, automóviles, todo, absolutamente todo está conectado a la red y más vale que lo sepamos, porque todo lo que hagamos en ellos queda registrado para volverse parte del universo del big data y ser analizado por las marcas, o al menos por aquellas que cuenten con la capacidad de hacerlo para convertir dichos datos en insights y posteriormente en estrategias y acciones concretas que conecten emocionalmente con sus consumidores.

El uso de dichos dispositivos para realizar una compra será algo natural. Solo por mencionar algunos números:

  • Se espera que para 2020 el 58% de las compras relacionadas con viajes se lleven a cabo a través de plataformas digitales
  • Para 2020 el 11% de las compras de retailers se llevarán a cabo en sus respectivas tiendas online.
  • El 7% del total de ventas relacionadas con productos de alimentos se realizarán a través de plataformas online.
  • Las marcas deben estar atentas a lo que ocurre en el escenario digital, porque no solamente el Marketing Digital es tener una estrategia web y de redes sociales, sino hoy es importante llevarlo al nivel máximo de análisis de información para entender el comportamiento de los usuarios que forman parte del target que se tiene para un producto o servicio.