La publicidad digital no goza de la mejor reputación entre los consumidores. Muchos expertos indican  que utilizan un bloqueador de anuncios o que planean instalar uno en los próximos meses. Sin lugar a duda, ese dato es algo que ninguna marca quiere oír, pero ¿cuál es la solución?

Para muchas empresas, la solución es simple: inbound marketing.

Sin embargo, el inbound marketing es una estrategia a largo plazo, y construir una audiencia fiel y un flujo constante de tráfico orgánico no es nada fácil. ¿Tan malo e complementar tu estrategia inbound con publicidad digital? ¿Puede la publicidad digital complementar tu estrategia de inbound marketing y ofrecer una experiencia positiva y valiosa a tus clientes potenciales?

Por supuesto, pero la clave está en la ejecución. En primer lugar, debemos entender por qué las personas sienten tanto rechazo por los anuncios online convencionales. De este modo, podremos asegurarnos de crear anuncios mejores.

Evitemos caer en estas tres esferas:

1) Son molestos o invasivos:

Como era de esperar, la razón principal por la que las personas rechazan la publicidad digital es porque consideran que los anuncios son molestos e invasivos.

En algún momento, todos hemos recibido alguno de esos desagradables anuncios móviles emergentes que ocupan de inmediato todo el espacio del contenido principal y, como sabemos, para que desaparezcan debemos intentar cerrarlos varias veces. De hecho, Google anunció recientemente que está haciendo un gran esfuerzo para tomar medidas contra los sitios web que emplean este tipo de anuncios.

 

2) Interrumpen la experiencia de navegación:

La segunda razón principal es que los anuncios digitales interrumpen demasiado la experiencia de navegación de los usuarios. Los videos de reproducción automática y los banners intermitentes se utilizan para distraer a las personas del contenido que realmente quieren consumir. Si bien los videos de reproducción automática podrían lograr ese objetivo, eso solo sucede por los motivos incorrectos. En otras palabras, las personas suelen prestar atención a estos anuncios solo porque intentan desactivarlos.

En cuanto a los anuncios tipo banner, todos sabemos que la “ceguera a banner” es algo real. Hemos dejado de reaccionar ante este tipo de anuncios, ya que sabemos dónde aparecen y cuándo ignorarlos. Por lo general, estos anuncios están mal diseñados y no tienen la orientación correcta, y por eso los usuarios han desarrollado una capacidad consciente y subconsciente para ignorar su existencia y poder concentrarse en el contenido que realmente desean consumir.

3) Generan preocupación por la seguridad:

El tercer motivo por el que las personas rechazan la publicidad digital son los problemas de seguridad que implican.

Muchos sitios web alojan publicidad de terceros distribuida por editores publicitarios. En este caso, es difícil que los sitios web puedan controlar la calidad de los anuncios que muestran o garantizar su seguridad. Esta brecha de calidad y seguridad entre el host del sitio web y el editor publicitario ha provocado que muchos de los navegadores más inteligentes utilicen bloqueadores de anuncios.