Muchas marcas exitosas han construido sus negocios gracias a las redes sociales, mientras que muchos otros han batallado por conseguir su objetivo sin lograr conectar con su público. Esto sucede en gran medida porque cometen alguno de los siguientes 5 errores de marketing en redes sociales.

1. Copiar la estrategia de otras marcas

Si bien puede ser tentador simplemente copiar la estrategia de redes sociales de una marca existente, los responsables de esta área deben resistir el impulso de imitar la voz de otra compañía. Las plataformas de medios sociales están diseñadas para presentar a los usuarios contenido nuevo e inesperado, eso es lo mantiene interesado al lector.

Los principios psicológicos de las redes sociales nos dicen que los usuarios esperan variaciones en el contenido y la forma de transmitirlo. Las marcas que han creado una voz única en su comunicación en línea han ganado más seguidores e incrementado su engagement en comparación con las marcas que simplemente siguen a la corriente.

Slack es un buen ejemplo de una empresa que ha trabajado diligentemente para crear una voz original en redes sociales. Como resultado, la compañía ha acumulado 311 mil seguidores solamente en Twitter. Comparemos el ejemplo anterior con Yammer, un producto competidor con una voz menos atractiva. Yammer tiene 78% menos seguidores, en parte porque no ha creado un estilo de voz original para su marca en las redes sociales.

2. Usan muchas plataformas

Convertirse en un experto requiere práctica y enfoque. Esto es un hecho para la mayoría de las actividades de marketing, incluyendo las redes sociales. Las empresas con equipos de marketing pequeños deben evitar hacer uso de muchas plataformas. En lugar de eso deben profundizar en una o dos opciones que se ajusten con sus objetivos de negocio.

Tan solo en Facebook se suben un promedio de 300 millones de fotos por día, se publican 510 mil comentarios y se actualizan más de 100 mil estados cada 60 segundos. El marketing en redes sociales requiere de experiencia, tiempo y enfoque en cada plataforma en uso, solo así podrás evitar el atasco de información.

Sé cuidadoso al momento de seleccionar tu plataforma, incluso los equipos de marketing pequeños deben ser capaces de desarrollar una estrategia exitosa.

3. Olvidarte de tus seguidores

Derek Sivers menciona en su famosa conferencia TED Talk como es que el éxito de las empresas que utilizan redes sociales comienza gracias a los seguidores fieles y no necesariamente por los tener influencers apasionados. Los seguidores ayudan a atraer nuevos seguidores, y esos nuevos seguidores te dan la seguridad de saber que lo estás haciendo bien.

Del mismo modo, las marcas deben retribuir de alguna manera a sus seguidores en las redes sociales. Si las personas interactúan constantemente con el contenido, y especialmente si comparten tus publicaciones, deben ser recompensadas. Escríbeles en redes sociales o envía correos con un regalo de agradecimiento, esto los animará a continuar con su apoyo.

4. Subestimar el poder del vídeo

Según un informe de Social Media Examiner, el 60% de los mercadólogos de redes sociales dijo que el contenido de vídeo era la forma más importante de contenido visual. La razón que hace  del contenido en vídeo tan popular en el marketing digital es porque atrae efectivamente a los seguidores.

Un informe de Hubspot mostró que el 55% de las personas “consumen impacientemente” el contenido en video, convirtiéndolo en el tipo de contenido más atractivo para las audiencias.

5. Centrarse exclusivamente en el crecimiento orgánico.

Las publicaciones pagadas en redes sociales pueden ser una forma eficaz de aumentar rápidamente las métricas referentes a seguidores y engagement. Mejor aún, invertir dinero en tus redes sociales puede servir como un complemento para una estrategia orgánica que ya está funcionando.

Si por ejemplo, un administrador de redes sociales se encuentra con un contenido que interactúa exitosamente con los seguidores de manera orgánica, tiene sentido promocionar la publicación pagando para potencializar su alcance.