Bien sea bajo la forma de una celebridad, de un medio con una audiencia importante, de una persona o sitio en internet con un número considerable de seguidores, o incluso de una serie de testimoniales, en realidad son muchas las maneras en que podemos ser influenciados.

Sin dejar de lado la importancia que pueden cobrar los números en este sentido, el marketing de influencers debería partir principalmente de lo que la gente del común o por llamarlos de alguna manera “influenciadores menores” están diciendo de las marcas en redes sociales y así estas actuar en consecuencia para lograr que cualquiera hable bien de ellas y propiciar los buenos comentarios a través de estos canales mediante la entrega de un buen servicio y el aporte de buenas experiencias. A partir de ahí tendría más sentido emprender la búsqueda de influenciadores con mayor autoridad, en lugar de hacer lo contrario (empezar por aquellos que tienen más autoridad cuando incluso los comentarios de los mismos clientes a través de las redes sociales están siendo desatendidos).

Tipos de influenciadores:

Celebridades y famosos: Personas que han logrado figurar en diferentes campos, gozan de un gran reconocimiento y constituyen un referente. Gracias a la fama y popularidad que tienen, sus opiniones, comentarios e incluso cualquier cosa que hagan, puede generar un gran impacto a nivel mediático, motivo por el cual casi todo lo que hagan puede tener un gran peso en la opinión pública (y muy especialmente en aquellos que les siguen y admiran).

Famosos de las redes sociales: Son personas y cuentas que han adquirido gran popularidad a través de las redes sociales y también en algunos casos, aunque no siempre, cuentan con un blog o sitio web. Dada su gran fama y la comunidad de seguidores que tienen, trabajar con ellos usualmente puede demandar alguna contraprestación por parte de las marcas bien sea en dinero o en especie. Dependiendo de la cantidad de seguidores que tienen y el impacto que pueden generar, asimismo pueden exigir unas condiciones para las empresas que decidan trabajar con ellos.

Bloggers, periodistas y publicaciones: Son personas y sitios que bien a través de los medios tradicionales o de forma online, han logrado posicionarse como referentes en el cubrimiento de temas específicos. Si bien a diferencia del grupo anterior este tiene la ventaja que permite a las empresas colaborar sin costo a través de artículos que generen valor para la audiencia de estos.

Influenciadores espontáneos: Cualquiera que esté dispuesto a compartir su experiencia con un producto o servicio a través de redes sociales forma parte de este grupo. Independiente de su fama y popularidad, todo aquel que sin pedírselo nadie exprese su opinión a través de estos canales es un influenciador espontáneo.

Lejos de ser algo nuevo, los influencers, y más exactamente la influencia dentro del marketing, siempre ha sido un tema de suma importancia. Sin embargo hoy bajo la forma de una figura que ha logrado abrirse paso en internet y las redes sociales (producto de la evolución que la web ha tenido en los últimos años), los influenciadores vuelven nuevamente a acaparar la atención de muchos y especialmente de las marcas, quienes en un intento por llegar a unas audiencias cada vez más dispersas y difíciles de acceder desde la perspectiva de los medios tradicionales, han visto en ellos una alternativa a la que pueden recurrir para lograr dicho propósito.

¡y tú!, ¿ya identificaste tu influencer?